Cómo organizar un evento en streaming

Cómo organizar un evento en streaming

Gracias a la tecnología streaming es posible visualizar contenidos multimedia -vídeos, música, juegos, …-  sin necesidad de que se produzca una descarga en el ordenador. Años atrás esto era impensable, ya que para visualizar algún contenido de este tipo era imprescindible una descarga previa de la información.

Por suerte, a día de hoy, y como te decíamos, podemos descargar y visualizar el contenido de forma simultánea conforme se va descargando la información y completando el buffer. Al mismo tiempo, también podemos adelantar los vídeos para comprobar lo que estamos descargando y así ahorrar tiempo.

Cómo funciona el streaming

Las ventajas de emitir un evento por streaming son muchísimas y seguro que alguna vez te habrás preguntado cómo funciona este servicio. Así que vamos a dedicar algo de tiempo para explicártelo, ya que resulta realmente interesante.

El proceso de emisión de streaming cuenta, a grandes rasgos, con tres fases:

  • Se realiza una captura de la imagen y se procede a una codificación de la misma en un fichero informático.
  • Comienza la difusión de la información en Internet.
  • Con la transmisión y alojamiento online de los contenidos es posible comenzar con la visualización.

Para realizar una transmisión en streaming es fundamental enviar la señal con los datos a un servidor, el cual ofrecerá el contenido con el inicio de la descarga en el buffer. Este buffer del que hemos hablado ya en dos ocasiones no es más que el encargado de guardar la señal con datos que descargamos y que simultáneamente podemos reproducir.

Tipos de streaming

El streaming en vivo y el streaming bajo demanda son las dos modalidad de servicios de streaming que existen. Entre ambas encontramos diferencias importantes, por lo que conocerlas te será de gran utilidad a la hora de elegir qué tipo de servicio de streaming es el más adecuado para el contenido que deseamos emitir.

Streaming en vivo o Webcast

El servicio de streaming en vivo consiste en la transmisión en directo de un evento a través de una página web. A dicha emisión tendrá acceso en línea (streaming) cualquier persona independientemente de donde se encuentre. Webcast hace referencia al término que describe el envío de audio y/o vídeo en directo a través de Internet. El concepto es sencillo y nace de las las palabras web (world wide web) y broadcast (difusión de información).

Streaming bajo demanda 

Este tipo de streaming hace referencia a las emisiones que se encuentran en archivos de vídeos alojados en un servidor y que, por consiguiente, no se reproducen hasta que un usuario no lo solicita. Este sistema permite al internauta acceder en diferido al contenido cuantas veces sea necesario.

Así pues, la principal diferencia entre el streaming en directo y el streaming bajo se encuentra en la codificación de los datos. En el streaming en directo la codificación coincide con el visionado y en el streaming bajo demanda los datos se almacenan en el servidor hasta que un usuario decide pulsar el play.

Cómo hacer una emisión en streaming

Una emisión streaming profesional requiere cumplir con una serie de requisitos que son imprescindibles y que, la gran mayoría de ellos, se encuentran en la etapa de preproducción.

Antes de realizar la retransmisión es fundamental llevar a cabo un análisis completo del contenido que vamos a emitir, cuántos ponentes van a participan en el evento y si estos van a usar algunos recursos como vídeos o diapositivas de apoyo en sus charlas. Después será interesante plantearnos cuáles van a ser los planos que vamos a usar en la grabación y a qué distancia vamos a situar las cámaras. También será necesario averiguar si habrá música en directo o será grabada. Por último, tendremos en cuenta qué conexión a Internet exigirá la emisión de streaming, si tiene limitaciones o alguna que exigencia, además de cuánto durará la emisión de nuestro evento.

Por lo general no hay un número determinado de personas necesarias para realizar una emisión en streaming. Todo dependerá de las necesidades técnicas del evento. Podrá darse el caso en que un solo técnico pueda encargarse de la retransmisión de las ponencias y también que se haga necesario contar con un equipo de varias personas si la complejidad del evento lo requiere porque haya varias cámaras, un realizador, arreglos de sonido, etc.

Equipo técnico para streaming

El equipamiento para hacer un streaming profesional dependerá de las exigencias de cada organizador o necesidades del evento, como te decíamos anteriormente. Sin embargo, existe una configuración básica para llevar a cabo un streaming que cumpla con unos requisitos mínimos de calidad de reproducción y visionado. Este es el equipo imprescindible con el que debes contar:

  • Cámara

La cámara o cámaras que utilicemos deben ser profesionales y contar con una resolución Full HD, conexión a corriente, batería, audio de calidad, longitud focal variable, apertura de diafragma, sensibilidad ISO y grabación en backup.

La cámara también necesitará un trípode estable y con movilidad en el cabezal para que todos los movimientos en la grabación sean fluidos. Al mismo tiempo, la salida de vídeo de la cámara tendrá que producirse mediante una conexión de alta velocidad y definición.

  • Equipo de sonido

Todos los materiales para la grabación del sonido deben ser de gran calidad, al igual que los de la grabación de vídeo. Debemos evitar por todo los medios interferencias o cualquier tipo de ruidos. Entre el equipo de sonido debemos contar con micrófonos, uno por participante, y una mesa de mezclas profesional.

  • Mezcladores de vídeo

La gran mayoría de mezcladores de vídeo admiten una sola cámara, así que si la emisión del evento va a contar con varias cámaras, deberás tener en cuenta conseguir varias capturadoras de vídeo con una conexión de alta velocidad.

  • Emisores inalámbricos

Los emisores inalámbricos son muy útiles si la sala en la que se celebra el evento es muy grande. Te ayudarán a cubrir la distancia entre la cámara y las capturadoras de vídeo, por ejemplo. De este modo, te ahorrarás tener cables por el suelo, lo cuales son antiestéticos y pueden causar algún accidente.

Por último, deberás tener también presente contratar un buen equipo de iluminación para que la transmisión del vídeo mantenga la calidad. Tampoco podrás olvidar hacerte con un ordenador y una conexión a Internet de banda ancha, preferiblemente por cable.