Las 8 formas más rentables de financiar un evento

Las 8 formas más rentables de financiar un evento

Gran parte del éxito de un evento tiene que ver directamente con el presupuesto que se dispone para su realización, por lo tanto resulta primordial conseguir financiación si se quiere asegurar la buena marcha del mismo.

Te presentamos las 8 formas más rentables de financiar un evento:

Sponsors

Muchos eventos tienen como fuente económica principal a los sponsors, que son aquellas empresas que deciden financiar el proyecto por el motivo que sea. En teoría la esponsorización es una inversión de capital que se realiza de forma desinteresada, no obstante los patrocinadores suelen salir beneficiados por la repercusión social que puede.

Prácticamente todos congresos, exposiciones y ciclos de conferencias están patrocinados por alguna entidad, ya sea pública o privada, cuyo logotipo suele aparecer continuamente en los documentos informativos y carteles. Cabe recordar que normalmente los patrocinadores no exigen exclusividad, pero en ocasiones sucede que las compañías que son competencia entre sí se niegan a colaborar juntas, para así disponer de un elemento diferenciador. Es posible, por lo tanto, que la elección de un sponsor cierre algunas puertas.

Venta de entradas anticipadas

Las entradas anticipadas son aquellas que se ponen a la venta antes de la confirmación de algunos de los elementos que formarán parte del evento, como pudiera ser el nombre de conferenciantes o la fecha exacta.

Este tipo de tickets son muy usuales en los conciertos, en eventos artísticos o audiovisuales y suelen tener un coste inferior a las entradas posteriores. Es perfectamente normal, ya que los asistentes siempre correrán el riesgo de que las confirmaciones no cumplan con sus expectativas.

Constituyen una buena forma de sacar un dinero por adelantado para cubrir los primeros costes de la celebración del evento. Lo ideal es que la realización de las ventas anticipadas no supongan un gasto excesivo, pues de otra manera no cumplirían su cometido, por lo que es recomendable que se vendan vía online.

Ayudas públicas

Las comunidades autónomas y el Estado suelen destinar partidas de los presupuestos para la colaboración con organizaciones de interés general o de carácter educativo. Por lo que, dependiendo de la temática y tipo de evento, se puede recibir financiación pública. La financiación vendría dada en forma de patrocinio, aunque también con la cesión de trabajadores públicos para que hagan sus ponencias sin costes para los organizadores.

Entradas VIP y entradas generales

Una entrada VIP es aquella que proporciona unos servicios o experiencia superior a los que ofrece la entrada genérica. Normalmente son muy limitadas y tienen un coste elevado para los asistentes. A cambio ellos se evitarán colas, tendrán los mejores asientos, podrán charlar con los participantes y tendrán otro tipo de ventajas. Las entradas generales por su parte son la forma de financiación básica para la mayoría de los eventos.

Merchandising

El merchandising es el conjunto de productos publicitarios destinados a la promoción de un artista, marca o un hecho en concreto. Si bien pueden cumplir una función exclusivamente publicitaria cuando se entregan gratuitamente al público objetivo, también pueden ayudar a conseguir dinero cuando tienen un diseño atractivo, son de calidad y tienen una utilidad demandada por los usuarios.

Crowdfunding

El crowdfunding es una forma de financiación colectiva que se ha puesto de moda  con el auge de las plataformas de Internet especializadas en los micromecenazgos. Básicamente, consiste en la elaboración de un proyecto vendible para que los usuarios interesados en su celebración o producción inviertan en él y formen parte como socios. También se admiten donaciones.

Préstamos bancarios

Probablemente se trata de la forma de financiación más tradicional y a la que acuden casi todos los organizadores cuando han agotado todas las anteriores. Los préstamos pueden ser otorgados por entidades bancarias y financieras que dan dinero a cambio de recibir unos intereses, que variarán en función de la cuantía solicitada y de otros indicadores como la tasa anual equivalente (TAE).  El fraccionamiento de los pagos y el número de cuotas también son importantes para establecer el precio final del crédito.

Lo mejor de esta modalidad es que se puede solicitar el dinero que se necesite, además existe la posibilidad de abrir una línea de crédito que permita gastar algo más de lo pensado en un principio, sin tener que negociar de nuevo con la entidad financiera.

Publicidad subliminal en el evento

Existe otra forma de publicidad diferente al patrocinio. La publicidad subliminal es sutil y es muy utilizada para dar visibilidad a una determinada marca o marcas dentro de cualquier tipo de acontecimiento.

No se trata de un anuncio que todos pueden ver, sino de introducir un producto para promocionarlo de una manera casi imperceptible para los usuarios. Un ejemplo de esto sería cuando se regalan botellas de agua o refresco con una determinada etiqueta y nombre comercial, un catering de una empresa en concreto, etc.

Las empresas ofrecen sus productos gratuitamente a cambio de que su imagen aparezca en el evento deseado en cuestión, lo que permite un ahorro significativo. Nada impediría en principio a que esos productos cedidos sean vendidos por la organización al público asistente, lo que supondría otro tipo de ganancia sin coste aparente.