Los cuernos de Moisés: el error del patrón de los traductores

cuernos-moises-error-traduccion

Durante varios periodos históricos como el gótico tardío y el renacimiento fueron muchos los artistas que dibujaron y realizaron esculturas de Moisés con dos cuernos en la cabeza. Estos diseños tenían una explicación sencilla que se descubrió con el paso de los años y que se debía a un error de traducción de San Jerónimo, curiosamente el mismo que está considerado como patrón de los traductores

A finales del siglo IV San Jerónimo, padre y doctor de la Iglesia, se encargó de la traducción de la Biblia desde el griego y hebrero al latín. Cuando se encontraba realizando  una traducción del capítulo del Éxodo, 34:29-35, tuvo que traducir una palabra compuesta por las letras KRN.

Teniendo en cuenta que en hebreo no se escriben las vocales, esta palabra se podía interpretar como "keren" (radiante, luminoso, con rayos de luz) o como "karan" (cuerno).  San Jerónimo, que optó por la segunda opción, tradujo la frases con el siguiente resultado:  "Y los Hijos de Israel vieron entonces que cuernos emanaban de la tez del rostro de Moisés" del latín cornuta esset facies sua (su rostro era cornudo).

 

 

Su traducción al latín de la Biblia -la Vulgata- se consideró como texto oficial de la iglesia católica entre el año 382 y el 1979. Durante un milenio y medio contuvo este curioso error hasta que fue detectado por traductores y lingüistas.

A día de hoy, la mayoría de las Biblias traducen este pasaje de la siguiente manera: "Y los Hijos de Israel vieron entonces que rayos de Luz emanaban de la tez del rostro de Moisés" del latín karan ohr panav (un rostro del que emanaban rayos de luz).

Es cierto que la primera traducción carecía de sentido, pero... ¿quién iba a dudar de un texto sagrado traducido por el mismísimo San Jerónimo? 

Los errores en el campo de la traducción y la interpretación a lo largo de la historia han provocado malentendidos que han durado siglos. Para evitarlos, algo que saben muy bien nuestros intérpretes y traductores más cuando realizan su trabajo a distancia, es imprescindible conocer el contexto, el doble sentido de las palabras o los tecnicismos.

 

Nuevo llamado a la acción