Nikita Kruschev: la importancia del contexto en la interpretación

Nikita Kruschev: la importancia del contexto en la interpretación

La interpretación de uno de los discursos del líder soviético Nikita Khrushchev en 1956, pleno apogeo de la Guerra Fría, se vio afectado por un error de interpretación que causó más de un malentendido entre los oyentes. Su repercusión fue tal que ha día de hoy sigue siendo recordado entre los profesionales del sector.

El discurso al que nos referimos tuvo lugar en la embajada polaca de Moscú durante un banquete en el que se encontraban presentes la gran mayoría de embajadores occidentales. Unos invitados que se quedaron helados al oír a Khrushchev decir las siguientes palabras: “Os guste o no, la historia está de nuestro lado. ¡Os enterraremos!”.

Por supuesto, se trató de un error de contexto por parte del intérprete. En realidad, Khrushchev tenía intención de hacer referencia al Manifiesto Comunista de Marx, obra en la que el autor defendía que la burguesía era la encargada de producir sus propios enterrados.

 

 

La interpretación más acertada del discurso hubiera sido “os guste o no, la historia está de nuestro lado. Viviremos para ver como os entierran”. Obviamente no es la frase más amistosa del mundo, pero el objetivo de Khrushchev era lanzar una proclama ideológica.

Sin embargo, la prensa occidental no tardó en interpretar sus palabras como una amenaza. Tal fue la repercusión del hecho en todos los periódicos y revistas del mundo que aumentó notablemente la tensión entre el oeste y la URSS.

Ante esta situación el Gobierno Socialista de Nikita Kruschev no tardó en replicar avisando que se trataba de un malentendido.

El error de contexto del discurso de Kruschev, además de curiosidad histórica, es un claro ejemplo de la importancia de contratar un buen servicio de interpretación a distancia.

Si no quieres verte en una situación comprometida, estás a tiempo de descargar nuestra guía para contratar el mejor servicio de interpretación.

Nuevo llamado a la acción